Jefe de Estado

Apariencia mover a la barra lateral ocultar

El jefe de Estado es la autoridad suprema de un Estado.​ Representa su unidad y continuidad ante el Estado mismo e internacionalmente.

Las funciones específicas de los jefes de Estado varían de acuerdo con el sistema político de cada Estado. Al ser la máxima personificación del Estado, su título determina de por sí la forma de gobierno estatal de que se trata. Principalmente se agrupan en dos, o bien una monarquía si es un monarca, o bien una república si es un presidente.

Tipos de sistemas

En regímenes democráticos

En otros casos

Sistema parlamentario

Estados parlamentarios del mundo (a partir de 2024):
     Repúblicas con una presidente ejecutivo elegido por un parlamento
     Repúblicas parlamentarias
     Monarquías constitucionales parlamentarias en las que el monarca normalmente no ejerce personalmente el poder
     Repúblicas presidencialistas, estados unipartidistas y otras formas de gobierno

Modelo estándar

En los sistemas parlamentarios, el jefe de Estado puede ser simplemente el jefe ejecutivo nominal, dirigiendo el poder ejecutivo del Estado y poseyendo un poder ejecutivo limitado. En realidad, sin embargo, tras un proceso de evolución constitucional, los poderes suelen ejercerse únicamente bajo la dirección de un gabinete de gobierno, presidido por un jefe de gobierno que responde ante el poder legislativo. Esta responsabilidad y legitimidad exige que se elija a alguien que cuente con un apoyo mayoritario en la legislatura (o, al menos, que no cuente con una oposición mayoritaria, una diferencia sutil pero importante). También otorga a la asamblea legislativa el derecho a rechazar al jefe de gobierno y a su gabinete, obligándole a dimitir o a solicitar la disolución parlamentaria. Por tanto, se dice que el poder ejecutivo es responsable (o responde) ante el poder legislativo, y que el jefe de gobierno y el gabinete aceptan a su vez la responsabilidad constitucional de ofrecer consejo constitucional al jefe del Estado.

Carlos III es el monarca reinante y jefe de Estado del Reino Unido y otros 14 países.

En las Monarquías constitucionales parlamentarias, la legitimidad del jefe de Estado no elegido suele derivar de la aprobación tácita del pueblo a través de los representantes elegidos. Así, en la época de la Revolución Gloriosa, el Parlamento inglés actuó de oficio para nombrar un nuevo rey y una nueva reina (los monarcas conjuntos María II y William III); asimismo, la abdicación de Eduardo VIII requirió la aprobación de cada uno de los seis reinos independientes de los que era monarca. En las monarquías con una constitución escrita, el cargo de monarca es una criatura de la constitución y podría ser abolido a través de un procedimiento democrático de enmienda constitucional, aunque a menudo se imponen importantes obstáculos procedimentales a dicho procedimiento (como en la Constitución de España).

En las repúblicas con un sistema parlamentario (como India, Alemania, Austria, Italia e Israel), el jefe de Estado suele denominarse presidente' y sus principales funciones son principalmente ceremoniales y simbólicas, a diferencia de los presidentes de un sistema presidencial o semipresidencial.

En realidad, existen numerosas variantes del cargo de jefe de Estado en un sistema parlamentario. Cuanto más antigua es la constitución, más margen constitucional tiende a existir para que un jefe de Estado ejerza mayores poderes sobre el gobierno, ya que muchas constituciones de sistemas parlamentarios antiguos otorgan de hecho a los jefes de Estado poderes y funciones similares a los sistemas presidenciales o semipresidenciales, en algunos casos sin hacer referencia a los principios democráticos modernos de rendición de cuentas al parlamento o incluso a los cargos gubernamentales modernos. Por lo general, el rey tenía el poder de declarar la guerra sin el consentimiento previo del parlamento.

Por ejemplo, bajo la constitución de 1848 del Reino de Cerdeña, y luego del Reino de Italia, el Statuto Albertino -la aprobación parlamentaria al gobierno nombrado por el rey- era habitual, pero no exigido por ley. Así, Italia tenía un de facto sistema parlamentario, pero un de jure sistema "presidencial".

Entre los ejemplos de jefes de Estado en sistemas parlamentarios que utilizan poderes mayores de lo habitual, ya sea por constituciones ambiguas o por emergencias nacionales sin precedentes, se incluye la decisión del Rey Leopoldo III de los Belgas de rendirse en nombre de su estado ante el ejército invasor alemán en 1940, en contra de la voluntad de su gobierno. Creyendo que su responsabilidad ante la nación en virtud de su juramento de coronación le obligaba a actuar, consideró que la decisión de su gobierno de luchar en lugar de rendirse era errónea y perjudicaría a Bélgica. (La decisión de Leopoldo resultó muy controvertida. Después de la Segunda Guerra Mundial, Bélgica votó en referéndum para permitirle reanudar sus poderes y deberes monárquicos, pero debido a la controversia en curso finalmente abdicó). La crisis constitucional belga de 1990, cuando jefe de Estado se negó a firmar un proyecto de ley que permitía el aborto, se resolvió cuando el gabinete asumió la potestad de promulgar la ley mientras él era tratado como "incapaz de reinar" durante veinticuatro horas.

Modelo no ejecutivo

Estos funcionarios están completamente excluidos del ejecutivo: no poseen ni siquiera poderes ejecutivos teóricos ni ningún papel, ni siquiera formal, dentro del gobierno. De ahí que los gobiernos de sus estados no se denominen con el tradicional modelo parlamentario de jefe de Estado estilos de Gobierno de Su Majestad o Gobierno de Su Excelencia. Dentro de esta categoría general, pueden existir variantes en cuanto a competencias y funciones.

La Constitución de Japón (日本国憲法, Nihonkoku-Kenpō?) fue redactada bajo la Ocupación aliada que siguió a la Segunda Guerra Mundial y pretendía sustituir el anterior sistema de militarista y cuasimonarquía absoluta por una forma de democracia liberal sistema parlamentario. La Constitución confiere explícitamente todo el poder ejecutivo al Gabinete, presidido por el Primer Ministro (artículos 65 y 66) y responsable ante la Dieta (artículos 67 y 69). El emperador se define en la Constitución como "el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo" (artículo 1), y es generalmente reconocido en todo el mundo como el jefe del Estado japonés. Aunque el emperador formalmente nombra al primer ministro para el cargo, el artículo 6 de la constitución le obliga a nombrar al candidato "designado por la Dieta", sin derecho a declinar el nombramiento. Es una figura decorativa ceremonial sin poderes discrecionales independientes relacionados con el gobierno de Japón. ​

Desde la aprobación en Suecia del Instrumento de Gobierno de 1974, el monarca sueco ya no tiene muchas de las funciones de jefe de Estado del sistema parlamentario estándar que antes le pertenecían, como ocurría en el anterior Instrumento de Gobierno de 1809. En la actualidad, el presidente del Riksdag nombra (previa votación en el Riksdag) al primer ministro y pone fin a su mandato tras una moción de censura o dimisión voluntaria. Los miembros del gabinete son nombrados y destituidos a discreción exclusiva del primer ministro. Las leyes y ordenanzas son promulgadas por dos miembros del Gabinete al unísono firmando "En nombre del Gobierno" y el Gobierno -no el monarca- es la alta parte contratante en lo que respecta a los tratados internacionales. Las restantes funciones oficiales del soberano, por mandato constitucional o por convención no escrita, consisten en inaugurar la sesión anual del Riksdag, recibir a los embajadores extranjeros y firmar las cartas credenciales de los embajadores suecos, presidir el comité asesor de asuntos exteriores, presidir el consejo especial del Gabinete cuando toma posesión un nuevo primer ministro y ser informado por el primer ministro sobre asuntos de Estado.

Por el contrario, el único contacto que el presidente de Irlanda tiene con el Gobierno irlandés es a través de una sesión informativa formal que el taoiseach (jefe del Gobierno) ofrece al presidente. Sin embargo, el presidente no tiene acceso a la documentación y todo el acceso a los ministros pasa por el Departamento del Taoiseach. No obstante, el presidente posee poderes de reserva limitados, como remitir un proyecto de ley al Tribunal Supremo para comprobar su constitucionalidad, que se utilizan bajo la discreción del presidente.

El jefe de Estado republicano no ejecutivo más extremo es el presidente de Israel, que no tiene ningún poder de reserva.​ Los poderes menos ceremoniales que ostenta el presidente son proporcionar un mandato para intentar formar gobierno, aprobar la disolución de la Knesset realizada por el primer ministro, e indultar a criminales o conmutarles la pena.

Modelo ejecutivo

Javier Milei, presidente de la Nación Argentina desde el 10 de diciembre de 2023. Como Argentina es un régimen presidencialista, Milei ostenta la atribución tanto de Jefe de Estado como de Jefe de Gobierno.

Algunas repúblicas parlamentarias (como Sudáfrica, Botsuana y Kiribati) han fusionado las funciones del jefe de Estado con las del jefe de Gobierno (como en un sistema presidencial), mientras que el único cargo ejecutivo, a menudo llamado presidente, depende de la confianza del Parlamento para gobernar (como en un sistema parlamentario). Aunque también es el símbolo principal de la nación, el presidente en este sistema actúa principalmente como un primer ministro, ya que el titular debe ser miembro de la legislatura en el momento de la elección, responder a sesiones de preguntas en el Parlamento, evitar mociones de censura, etc.

Funciones

Las funciones del jefe de Estado varían de acuerdo a la forma de gobierno que establece la Constitución de cada país. Es decir, tiene competencias diferentes según el ordenamiento de cada Estado.

Complicaciones con la categorización en tipos

Jorge V, Emperador de la India, y la Emperatriz María en el Durbar de Delhi, 1911.

Aunque existen categorías claras, a veces resulta difícil elegir a qué categoría pertenecen algunos jefes de Estado. En realidad, la categoría a la que pertenece cada jefe de Estado se evalúa no por la teoría, sino por la práctica.

El cambio constitucional de Liechtenstein en 2003 otorgó a su jefe de Estado, el Príncipe Reinante, poderes constitucionales que incluían el veto sobre la legislación y la facultad de destituir al Jefe de Gobierno y al Gabinete.​ Podría afirmarse que el refuerzo de los poderes del Príncipe, frente al Landtag (poder legislativo), ha llevado a Liechtenstein a la categoría semipresidencial. Del mismo modo, los poderes originales otorgados al Presidente griego en virtud de la Constitución de la República Helénica de 1974 acercaron a Grecia al modelo semipresidencial francés.

Otra complicación se da en Sudáfrica, donde el presidente es elegido de hecho por la Asamblea Nacional (asamblea legislativa) y, por tanto, es similar, en principio, a un jefe de gobierno en un sistema parlamentario, pero también es reconocido, además, como jefe de Estado.​ Los cargos de presidente de Nauru y presidente de Botsuana son similares, en este sentido, a la presidencia sudafricana.​

Panamá, durante las dictaduras militares de Omar Torrijos y Manuel Noriega, era nominalmente una república presidencial. Sin embargo, los presidentes civiles elegidos eran en realidad testaferros, y el poder político real lo ejercía el jefe de las Fuerzas de Defensa panameñas.

Históricamente, en la época entre la Sociedad de Naciones (1920-1946) y la fundación de las Naciones Unidas (1945), el jefe de Estado de la India era el monarca del Reino Unido, que gobernaba directa o indirectamente como Emperador de la India a través del Virrey y el Gobernador General de la India.

Véase también

Referencias

  1. Real Academia Española. «jefe, fa de Estado». Diccionario de la lengua española (23.ª edición). 
  2. «Belgian King, Unable to Sign Abortion Law, Takes Day Off». The New York Times. 5 de abril de 1990. Archivado desde el original el 21 de marzo de 2017. Consultado el 8 de febrero de 2017. 
  3. Art. 93. "Should the King find himself unable to reign, the ministers, having observed this inability, immediately summon the Chambers. Regency and guardianship are to be provided by the united Chambers." The Constitution of Belgium, Coordinated text of 14 February 1994 (last updated 8 May 2007)«Constitution of Belgium». Archivado desde el original el 1 de junio de 2013. Consultado el 10 de diciembre de 2014. 
  4. The Constitution of Japan Archivado el 14 de diciembre de 2013 en Wayback Machine., Office of the Prime Minister. Retrieved on 2 November 2012.
  5. Japan in The World Factbook, Central Intelligence Agency. Retrieved on 11 November 2012.
  6. The Instrument of Government Archivado el 20 de mayo de 2014 en Wayback Machine., Riksdag of Sweden. Retrieved on 2 November 2012.
  7. Deberes del monarca Archivado el 16 de marzo de 2015 en Wayback Machine., Corte Real de Suecia. Recuperado el 1 de noviembre de 2012.
  8. Constitution of Ireland Archivado el 20 de agosto de 2015 en Wayback Machine., Office of the Attorney General (December 2013). Retrieved 3 August 2014.
  9. «Constitución de Israel»
  10. Constitution of the Principality of Liechtenstein (LR 101) Archivado el 8 de agosto de 2014 en Wayback Machine. (2009). Consultado el 3 de agosto de 2014. (en inglés)
  11. Constitution of the Republic of South Africa, 1996 Archivado el 25 de abril de 2014 en Wayback Machine., Department of Justice and Constitutional Development (2009). Consultado el 3 de agosto de 2014. (en inglés)
  12. Constitution of Botswana Archivado el 23 de enero de 2013 en Wayback Machine., Embassy of Botswana in Washington, D.C.. Retrieved on 11 November 2012. (en inglés)
  13. THE CONSTITUTION OF NAURU Archivado el 1 de febrero de 2014 en Wayback Machine., Parliament of Nauru. Consultado el 11 de noviembre de 2012. (en inglés)

Enlaces externos