Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006



Todo el conocimiento que el ser humano ha ido acumulando durante siglos sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 está ahora disponible en internet, y nosotros lo hemos compilado y ordenado para ti de la forma más accesible posible. Queremos que puedas acceder a todo lo referente a Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 que deseas saber de una forma rápida y eficaz; que tu experiencia sea agradable y que sientas que realmente has encontrado la información sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 que estabas buscando.

Para lograr nuestros objetivos nos hemos esforzado no solo en obtener la información acerca de Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 más actualizada, comprensible y veraz, sino que nos hemos preocupado mucho de que el diseño, la legibilidad, la rapidez de carga y la usabilidad de la página sean lo más agradables posibles, para que de este modo puedas centrarte en lo esencial, conocer todos los datos y la información disponibles sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006, sin tener que preocuparte por nada más, ya nos hemos encargado nosotros por ti. Esperamos haber logrado nuestro propósito y hayas encontrado la información que deseabas referente a Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006. De modo que te damos la bienvenida y te animamos a seguir disfrutando de la experiencia de utilizar scientiaes.com .

Bombardeo del santuario de al-Askari en 2006
Parte de la guerra civil iraquí
Mezquita Al Askari.jpg
Fotografía de la mezquita antes del ataque.
Samarra se encuentra en Irak
Samarra
Samarra
Ubicación del ataque dentro de Irak
Localización Samarra , Gobernación de Saladino , Irak
Coordenadas 34 ° 1156 N 43 ° 5225 E / 34.1990 ° N 43.8736 ° E / 34.1990; 43.8736 Coordenadas : 34.1990 ° N 43.8736 ° E34 ° 1156 N 43 ° 5225 E / / 34.1990; 43.8736
Fecha 22 de febrero de 2006 6:44 am ( UTC + 03: 00 ) ( 22/02/2006 )
Objetivo Santuario de Al-Askari
Tipo de ataque
Bombardeo
Fallecidos Ninguno
Herido Ninguno
Perpetradores Desconocido
Acusado al-Qaeda (por los Estados Unidos )

El atentado con bomba en el santuario al-Askari de 2006 ocurrió el 22 de febrero de 2006 aproximadamente a las 6:44 am, hora local iraquí , y tuvo como objetivo el santuario al-Askari en la ciudad de Samarra , Irak . El ataque a la mezquita, uno de los lugares más sagrados del Islam chiíta , no ha sido reivindicado por ningún grupo; el entonces presidente de los Estados Unidos , George W. Bush , sugirió a partir de "pruebas" que el atentado fue un complot de Al Qaeda . Aunque la mezquita resultó gravemente dañada por la explosión, no hubo víctimas.

El ataque fue seguido de represalias violentas, con más de cien cadáveres encontrados al día siguiente y más de 1.000 muertos en los días posteriores al atentado; algunos recuentos sitúan el número de muertos en más de 1.000 sólo el primer día. La violencia comunitaria que ya prevalecía entre los grupos armados iraquíes sunitas y chiítas finalmente se convirtió en una guerra civil a gran escala .

El ataque y la respuesta

El 22 de febrero de 2006, a las 6:44 am (0344 UTC), se produjeron explosiones en la mezquita al-Askari, que destruyeron efectivamente su cúpula dorada y dañaron gravemente la mezquita. Varios hombres que vestían uniformes militares habían entrado anteriormente en la mezquita, ataron a los guardias allí y colocaron explosivos, lo que provocó la explosión. De cinco a siete hombres vestidos como personal de las fuerzas especiales iraquíes detonaron dos bombas y entraron al santuario durante la mañana.

No se informó de heridos tras el bombardeo. Sin embargo, la pared norte del santuario fue dañada por las bombas, lo que provocó el colapso de la cúpula y la destrucción de tres cuartas partes de la estructura junto con ella.

Después de la explosión, las fuerzas estadounidenses e iraquíes rodearon el santuario y comenzaron a registrar casas en el área. Cinco agentes de policía encargados de proteger la mezquita fueron detenidos.

La cúpula había sido reparada en abril de 2009 y el santuario volvió a abrir a los visitantes.

Responsabilidad y acusaciones

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque a la mezquita.

Al-Qaeda en Irak

Aunque Al-Qaeda en Irak negó cualquier participación en las declaraciones emitidas, en junio de 2006, se informó que los comandos y las tropas iraquíes habían capturado y herido gravemente a Yousri Fakher Mohammed Ali, un tunecino también conocido como Abu Qudama al-Tunesi, después de que él y 15 otros combatientes extranjeros irrumpieron en un puesto de control iraquí a 40 kilómetros al norte de Bagdad, según el asesor de seguridad nacional iraquí Mouwafak al-Rubaie.

Abu Qudama confesó haber participado en el ataque a la mezquita al-Askari en Samarra y dio un relato detallado de cómo tuvo lugar el ataque. Al-Rubaie dijo que las fuerzas de seguridad iraquíes aún no habían capturado al autor intelectual del ataque a la mezquita, Haitham al-Badri , un iraquí y líder de uno de los miembros de Al Qaeda en las celdas de Irak, que más tarde murió en un ataque aéreo el 2 de agosto de 2007. Al -Rubaie dijo que al-Badri, Abu Qudama, cuatro ciudadanos sauditas y otros dos iraquíes irrumpieron en la mezquita el 21 de febrero, rodearon a los guardias del santuario, miembros del Servicio de Protección de Instalaciones de Irak y les ataron las manos. Luego, el grupo pasó el resto de la noche atacando la mezquita con bombas. Al amanecer del día siguiente, detonaron los explosivos, derribando la cúpula.

En una conferencia de prensa de agosto de 2006, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, declaró que "está bastante claro, al menos la evidencia indica, que el bombardeo del santuario fue un complot de Al Qaida, todo con la intención de crear violencia sectaria". En mayo de 2007, también "funcionarios iraquíes" culparon a Al Qaeda del ataque. Antes de su muerte, Abu Musab al-Zarqawi enumeró entre sus objetivos la incitación a una guerra civil entre chiíes y sunitas de Irak.

En septiembre de 2006, funcionarios iraquíes anunciaron la captura de Hamid Juma Faris Jouri al-Saeedi en relación con el atentado, presuntamente cometido por orden de Haitham al-Badri por orden suya. Al-Badri fue asesinado en agosto de 2007.

Estados Unidos e Israel

  • El presidente iraní, Mahmoud Ahmadinejad, culpó a Estados Unidos e Israel por el ataque. Afirmó que "estos actos atroces son cometidos por un grupo de sionistas y ocupantes que han fracasado". Advirtió, en medio de una multitud de manifestantes, que Estados Unidos "no se salvaría de la ira y el poder de las naciones que buscan justicia" recurriendo a bombardeos como el ocurrido en la mezquita de Al Askari.
  • Según Alertnet, el líder de Hezbollah Sayyed Hassan Nasrallah , hablando desde la capital libanesa , Beirut , se hizo eco de las opiniones de Mahmoud Ahmadinejad y acusó a Estados Unidos de atacar el santuario para causar tensión entre sunitas y chiítas en el Medio Oriente.

Violencia contra los sunitas tras el bombardeo

Como resultado del bombardeo, hubo una violencia generalizada en todo Irak. Según la Asociación de Clerical Sunni de Eruditos Musulmanes , 168 mezquitas fueron atacadas en los dos días posteriores al bombardeo, mientras que diez imanes fueron asesinados y otros quince secuestrados. El Ministerio del Interior controlado por chiítas dijo que solo podía confirmar las cifras de Bagdad, donde tenía informes de 19 mezquitas atacadas, un clérigo asesinado y otro secuestrado. Las patrullas diarias normales de las fuerzas de la coalición estadounidense y las fuerzas de seguridad iraquíes se suspendieron temporalmente en Bagdad durante los días posteriores al bombardeo.

22 de febrero

  • En Najaf , las tiendas estaban cerradas, mientras que los residentes se reunían en 1920 en la Plaza de la Revolución de la ciudad para manifestaciones. En Al Diwaniyah , se cerraron todas las mezquitas, tiendas y mercados.
  • Tres clérigos musulmanes sunitas fueron asesinados a tiros por milicianos chiítas.
  • Un civil, Hameed Rasheed, fue asesinado a tiros por disparos al azar en Bagdad
  • Los ataques contra mezquitas sunitas, especialmente en el este de Bagdad, comenzaron inmediatamente después de que se difundiera la noticia del bombardeo por la tarde. Grupos de hombres armados en vehículos civiles vistos en las calles.

23 de febrero

  • Hasta 21 mezquitas sunitas fueron atacadas en represalia por el bombardeo. Los ataques incluyeron tiroteos e incendios provocados. Tres mezquitas fueron completamente destruidas por explosivos.
  • En la ciudad de Basora , principalmente chiíta , hombres armados con uniformes de policía se llevaron a once hombres musulmanes sunitas, incluidos algunos ciudadanos saudíes , turcos y egipcios , de la prisión de Mina. Posteriormente, los hombres apresados fueron encontrados muertos y se cree que fueron torturados. Se informó de noventa ataques de represalia contra mezquitas. El presidente kurdo sunita de Irak, Jalal Talabani, advirtió que Irak estaba al borde de una guerra civil.
  • Milicianos chiítas mataron a 47 civiles sunitas y dejaron sus cuerpos en una zanja cerca de Bagdad el 23 de febrero. Todos los cuerpos tenían las manos atadas.
  • Tres periodistas, incluido Atwar Bahjat , que trabajaban para la televisión Al-Arabiya fueron secuestrados y asesinados por insurgentes sunitas mientras cubrían el atentado. Sus cuerpos fueron encontrados en las afueras de Samarra. La periodista y su equipo eran musulmanes sunitas.

24 de febrero

  • Bagdad estaba relativamente en calma el 24 de febrero, a pesar de los informes de enfrentamientos menores entre miembros de una milicia chiíta e insurgentes sunitas en el sur de la ciudad. En Basora, donde el toque de queda no estaba en vigor, el viernes insurgentes sunitas secuestraron a tres hijos de un legislador chií y miembro prominente del Partido Islámico Shi'a Da'awa . En la ciudad de Madain (Ctesiphon), los insurgentes sunitas dispararon dos cohetes contra la tumba de Salman el persa , causando daños pero sin víctimas.

25 de Febrero

  • El 25 de febrero estalló una feroz violencia sectaria a pesar del extraordinario toque de queda diurno, en el que murieron más de 24 personas en una serie de incidentes en todo el país, incluido un descarado ataque de insurgentes sunitas contra la procesión fúnebre del periodista de televisión iraquí Atwar Bahjat. La violencia tuvo lugar a pesar de que un toque de queda durante el día vació las calles de Bagdad y tres gobernaciones vecinas por segundo día. El gobierno extendió la represión de seguridad de la luz del día con la prohibición de automóviles el 27 de febrero.
  • Según KarbalaNews.net y Juan Cole , los insurgentes sunitas volaron un santuario chií en Bashir, al sur de Tuz Khurmato. 20 insurgentes atacaron el santuario de Salman el persa . Mataron a los guardias y colocaron explosivos en la tumba, luego la volaron, dañando el santuario.

26 de febrero

  • Cinco días de violencia dejaron más de 200 muertos y muchas mezquitas sunitas destruidas, a pesar de los toques de queda diurnos en Bagdad y las provincias circundantes. Hubo otros signos ominosos de la "limpieza étnica" de barrios antes mixtos en Bagdad y sus alrededores. Se informó que decenas de familias chiítas habían huido de sus hogares en el inquieto suburbio sunita occidental de Abu Ghraib. Los líderes de la comunidad chií dijeron que estaban alojados temporalmente en escuelas y otros edificios en áreas chiítas. En la última ronda de ataques, una bomba destruyó un minibús cuando salía de una estación de autobuses en la ciudad chií de Hilla, 60 millas al sur de Bagdad, matando a cinco personas e hiriendo a tres.

27 de febrero

  • Según Al Jazeera, el gobierno iraquí dijo que desde el bombardeo 379 personas habían muerto y 458 habían resultado heridas. La morgue de Bagdad confirmó que habían recibido 309 cadáveres desde el atentado, la mayoría de ellos víctimas de la violencia. Los datos de la morgue mostraron que esto era el doble del promedio: manejó 10.080 cuerpos en 2005.

Reacciones políticas

Irak

El primer ministro Ibrahim al-Jaafari instó a los iraquíes a permanecer unidos y en paz, diciendo que el ataque fue un esfuerzo por incitar a la violencia. También ha pedido tres días de duelo nacional. Sin embargo, las conversaciones entre él y un destacado grupo musulmán sunita se suspenden cuando el Frente del Acuerdo iraquí sunita abandona las discusiones sobre la formación de un nuevo gobierno debido a la reciente violencia. Al mismo tiempo, una organización gubernamental llamada Sunni Endowments que mantiene mezquitas y santuarios sunitas condenó el ataque. El 25 de febrero, al-Jaafari culpó a los terroristas por la crisis: "El pueblo iraquí tiene un enemigo; es el terrorismo y solo el terrorismo ... No hay sunitas contra chiítas ni chiítas contra sunitas".

A pesar del boicot sunita, el presidente Jalal Talabani siguió adelante con una reunión que había convocado para evitar un descenso hacia una guerra civil. Después de discutir con chiítas, kurdos y líderes de un grupo sunita más pequeño, advirtió sobre el peligro de una guerra total.

El gobierno está extendiendo el toque de queda que impuso en algunas partes del país el viernes para calmar las tensiones provocadas por un ataque a un santuario chiita.

El ministro de Defensa iraquí, Saadoun al-Dulaimi, advirtió sobre el peligro de una larga guerra civil. Además, dijo que Irak no dudaría en enviar tanques a las calles para poner fin a la violencia e imponer seguridad. El ministro también negó cualquier participación de lo que llamó comandos del Ministerio del Interior en el ataque que tuvo como objetivo a Harith Sulayman al-Dari, líder de la Asociación de Académicos Musulmanes .

Los clérigos sunitas y chiítas en Irak han acordado prohibir los asesinatos y los ataques a las mezquitas de los demás en un esfuerzo por aliviar la violencia sectaria.

Internacional

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, advirtió sobre la amenaza de una guerra civil y expresó su apoyo al gobierno iraquí. El 25 de febrero, Bush llamó a siete líderes políticos iraquíes en una ronda extraordinaria de diplomacia telefónica destinada a reanudar las conversaciones sobre la formación de un gobierno permanente. El 28 de febrero, Bush condenó el último aumento de la violencia sectaria y dijo que para los iraquíes "la elección es el caos o la unidad". En un testimonio ante el Congreso, el director de Inteligencia Nacional, John Negroponte, dijo que una guerra civil en Irak podría conducir a un conflicto más amplio en el Medio Oriente, enfrentando a las potencias sunitas y chiítas de la región entre sí.

El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, Jack Straw, calificó el atentado como un "acto criminal y sacrílego", e instó a los iraquíes a mostrar moderación y evitar represalias.

Zalmay Khalilzad , embajador de Washington en Irak, y el principal comandante de Estados Unidos en el país, el general George Casey , emitieron una declaración conjunta diciendo que Estados Unidos contribuiría a la reconstrucción del santuario.

Reacciones religiosas

Irak

El gran ayatolá Ali al-Sistani envió instrucciones a sus seguidores prohibiendo los ataques a las mezquitas sunitas, especialmente las más importantes de Bagdad, y pidiendo siete días de luto. Insinuó que a las milicias religiosas se les podría dar un papel más importante en la seguridad si el gobierno era incapaz de proteger los santuarios sagrados. El 25 de febrero, Sistani pidió que las poderosas tribus de Irak se desplegaran para proteger los lugares sagrados del país después de tres ataques contra santuarios chiítas en cuatro días: "El ayatolá Sistani, que recibió una delegación tribal de Kufa, pidió que las tribus iraquíes recuperaran su papel de proteger los santuarios ", dijo un funcionario de la oficina de Sistani en el centro clerical chií de Nayaf. ... Después de los crímenes contra los lugares de culto, incluida la voladura del mausoleo de Samarra y los ataques contra las tumbas de Salman el persa y el Imam Ali bin Mussa al-Rida, las tribus deben tomar una posición y reclamar un papel en la protección de estos sitios ".

El clérigo chií Muqtada al-Sadr condenó el ataque y pidió calma. Después de haber pedido detener los ataques mutuos, Sadr ordenó a los miembros de su milicia que protegieran las mezquitas sunitas en las áreas de mayoría chiíta en el sur de Irak. Sadr pidió la unidad iraquí y advirtió contra "un plan de la ocupación para desencadenar una guerra sectaria". Hizo un llamado a los grupos sunitas como la Asociación de Eruditos Musulmanes a formar un panel conjunto y ordenó a su milicia defender los lugares sagrados chiítas en todo Irak.

El 25 de febrero, clérigos sunitas y chiítas acordaron prohibir matar a miembros de las dos sectas y prohibir los ataques a las mezquitas de cada uno en un esfuerzo por aliviar la tensión entre las comunidades musulmanas de Irak tras la violencia sectaria tras el bombardeo de un santuario chiíta. El acuerdo se hizo durante una reunión entre representantes de Sadr y el clérigo chiíta Jawad al-Khalisi y miembros de la influyente Asociación de Académicos Musulmanes sunitas en la mezquita de Abu Hanifa, un lugar de culto sunita.

Según Juan Cole, tres clérigos iraquíes emplearon su influencia y autoridad entre las bases chiítas para hacer que el bombardeo de Samarra les funcionara políticamente. Sistani amplió su milicia y se mantuvo a la vanguardia del movimiento alentando manifestaciones pacíficas. Abdul Aziz al-Hakim utilizó la explosión en Samarra para reforzar su propia autoridad. Reprendió al embajador estadounidense, diciendo que no era razonable esperar que los chiítas religiosos, que ganaron el bloque más grande de escaños en el parlamento, renunciaran a su derecho al ministerio del interior y que, de hecho, Khalilzad había ayudado a provocar los problemas. con sus afirmaciones en ese sentido anteriormente. Muqtada al-Sadr utilizó el incidente para presionar por la retirada de Estados Unidos de Irak, algo que ha querido desde la caída de Saddam.

Iran

El gran ayatolá y líder supremo de Irán, Ali Khamenei , instó a los chiítas a no vengarse de los musulmanes sunitas por el ataque al santuario de Samarra y desvió la culpa a Estados Unidos e Israel.

India

Syed Ali Nasir Saeed Abaqati, un destacado clérigo chií de Lucknow , India, responsabilizó a al-Qaeda por la destrucción de la mezquita Al-Askari en Samarra , Irak.

Puntos de vista de los analistas

"Creo que este es probablemente el evento más peligroso que ha ocurrido desde la caída de Saddam Hussein ", dijo a CNN el ex especialista de la CIA en Oriente Medio, Reuel Marc Gerecht . "Arriesga toda nuestra empresa en Irak".

"Es posible que estemos a punto de llevar la violencia comunitaria al siguiente nivel", advirtió Juan Cole , profesor de historia del Medio Oriente en la Universidad de Michigan , quien calificó el miércoles como "un día apocalíptico en Irak".

"Está muy claro que los chiítas están interpretando esta cadena de eventos como evidencia de que los estadounidenses son débiles y no pueden proteger los intereses chiítas", dijo Cole. "Y ahora los estadounidenses tienen que volver con los chiítas y pedirles que sean magnánimos y que den mucho de lo que han ganado en las elecciones".

"Siempre iba a ser muy difícil de vender, pero ahora es un argumento imposible; los chiítas no van a ceder ningún poder en este momento", dijo, y agregó que "es posible que haya un bloqueo en el parlamento , el gobierno colapsaría y tendrías que ir a nuevas elecciones. Y eso sería un desastre en las circunstancias actuales ".

William F. Buckley, Jr. consideró el bombardeo como una indicación de un fracaso general de la política estadounidense en Irak.

Datos de WikiLeaks

La filtración de documentos de la guerra de Irak de octubre de 2010 arrojó nueva luz sobre los eventos de febrero-marzo de 2006. En particular, los registros revelan que los soldados estadounidenses informaron de inmediato una "explosión de asesinatos en represalia, secuestros, torturas, ataques a mezquitas y peleas callejeras abiertas". incluso cuando los comandantes estadounidenses, incluido el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld , minimizaban los informes de los medios de comunicación sobre un aumento de los asesinatos. El número "oficial" anterior de muertos por los combates sectarios posteriores al bombardeo, de 3 a 400, se basó en información del gobierno liderado por chiítas y del Ministerio de Salud dirigido por Sadr, que estuvo directamente involucrado en las atrocidades según los registros. Según la reportera de The Washington Post Ellen Knickmeyer, su informe contemporáneo de más de 1300 víctimas, descartado en ese momento como un valor atípico, fue de hecho un recuento insuficiente; las muertes reales, dice, excedieron las 3.000.

Referencias

enlaces externos

Opiniones de nuestros usuarios

Maria Victoria Mas Cordero

Esta entrada sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 me ha hecho ganar una apuesta, que menos que dejarle una buena puntuación.

Lourdes Casas Alarcon

En esta entrada sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006 he aprendido cosas que no sabía, así que ya puedo ir a acostarme.

Alejandro Caballero Lara

Muy interesante esta entrada sobre Atentado en la mezquita de al-Askari en 2006.