Julián (emperador)



Todo el conocimiento que el ser humano ha ido acumulando durante siglos sobre Julián (emperador) está ahora disponible en internet, y nosotros lo hemos compilado y ordenado para ti de la forma más accesible posible. Queremos que puedas acceder a todo lo referente a Julián (emperador) que deseas saber de una forma rápida y eficaz; que tu experiencia sea agradable y que sientas que realmente has encontrado la información sobre Julián (emperador) que estabas buscando.

Para lograr nuestros objetivos nos hemos esforzado no solo en obtener la información acerca de Julián (emperador) más actualizada, comprensible y veraz, sino que nos hemos preocupado mucho de que el diseño, la legibilidad, la rapidez de carga y la usabilidad de la página sean lo más agradables posibles, para que de este modo puedas centrarte en lo esencial, conocer todos los datos y la información disponibles sobre Julián (emperador), sin tener que preocuparte por nada más, ya nos hemos encargado nosotros por ti. Esperamos haber logrado nuestro propósito y hayas encontrado la información que deseabas referente a Julián (emperador). De modo que te damos la bienvenida y te animamos a seguir disfrutando de la experiencia de utilizar scientiaes.com .

Julian
Moneda de oro que representa a un hombre barbudo con diadema, mirando hacia la derecha.  El texto alrededor de los bordes dice FL CL IVLIANVS PF AVG, en el sentido de las agujas del reloj.
Moneda de oro de Julian de Sirmium .
Leyenda: Fl Cl Iulianus pf ago .
Emperador romano
Augusto 3 de noviembre de 361 - 26 de junio de 363 (proclamado a principios de 360)
Predecesor Constancio II
Sucesor joviano
César 6 de noviembre de 355 - principios de 360
Nacido 331
Constantinopla
(ahora Estambul , Turquía )
Fallecido 26 de junio de 363 (31-32 años)
Samarra, Mesopotamia (actual Irak)
Entierro
Cónyuge Helena (m. 355, murió 360)
nombres
Flavio Claudio Juliano
Dinastía constantiniano
Padre Julio Constancio
Madre basilina
Religión

Juliano ( latín : Flavius Claudius Julianus ; griego : Iulianos ; 331 - 26 de junio de 363) fue emperador romano de 361 a 363, así como un notable filósofo y autor en griego. Su rechazo del cristianismo y su promoción del helenismo neoplatónico en su lugar hicieron que fuera recordado como Juliano el Apóstata en la tradición cristiana.

Julián era miembro de la dinastía de Constantino ; su padre, Julio Constancio , era medio hermano del emperador Constantino el Grande . Después de que Constantino muriera en 337, sus hijos hicieron ejecutar a muchos de sus familiares para evitar reclamos rivales al trono. El padre de Juliano fue uno de los asesinados por orden suya, pero Juliano y su medio hermano Constancio Galo se salvaron. Los príncipes huérfanos pasaron gran parte de sus vidas bajo el control de su primo, el emperador Constancio II . Sin embargo, Constancio II permitió que Juliano siguiera libremente una educación en el este de habla griega, con el resultado de que Juliano se volvió inusualmente culto para un emperador de su tiempo. En 354, el emperador ejecutó al hermano de Juliano, Galo. El propio Juliano fue encarcelado, pero se salvó a petición de la emperatriz Eusebia . En 355, Constancio II convocó a Juliano a la corte y lo nombró para gobernar la Galia . A pesar de su inexperiencia, Julian mostró un éxito inesperado en su nueva capacidad, derrotando y contraatacando las incursiones germánicas a través del Rin y alentando el regreso a la prosperidad de las provincias devastadas. En 360, sus soldados lo proclamaron emperador en Lutetia (París), lo que provocó una guerra civil con Constancio. Sin embargo, Constancio murió antes de que los dos pudieran enfrentarse en la batalla y nombró a Julián como su sucesor.

En 363, Juliano se embarcó en una ambiciosa campaña contra el Imperio Sasánida . La campaña fue inicialmente exitosa, asegurando una victoria fuera de Ctesifonte en Mesopotamia . Sin embargo, no intentó sitiar la capital. Julian, en cambio, se mudó al corazón de Persia, pero pronto enfrentó problemas de suministro y se vio obligado a retirarse hacia el norte mientras las escaramuzas persas lo acosaban sin cesar. Durante la Batalla de Samarra , Julian fue herido de muerte en circunstancias misteriosas. Le sucedió Joviano , un alto oficial de la guardia imperial, que se vio obligado a ceder territorio, incluida Nisibis , para salvar a las atrapadas fuerzas romanas.

Julian era un hombre de carácter inusualmente complejo: era "el comandante militar, el teósofo, el reformador social y el hombre de letras". Fue el último gobernante no cristiano del Imperio Romano y creía que era necesario restaurar los antiguos valores y tradiciones romanos del Imperio para salvarlo de la disolución. Purgó la pesada burocracia estatal e intentó revivir las prácticas religiosas romanas tradicionales a expensas del cristianismo . Su intento de construir un Tercer Templo en Jerusalén probablemente tuvo la intención de dañar a la cristiandad en lugar de complacer a los judíos . Julian también prohibió a los cristianos enseñar y aprender textos clásicos.

La vida

Vida temprana

Flavio Claudio Juliano nació en Constantinopla en 331, hijo de Julio Constancio , cónsul en 335 y medio hermano del emperador Constantino , de su segunda esposa, Basilina , una mujer de origen griego . Ambos padres eran cristianos. Los abuelos paternos de Juliano fueron el emperador Constancio Cloro y su segunda esposa, Flavia Maximiana Teodora . Su abuelo materno fue Julius Julianus , prefecto pretoriano de Oriente bajo el emperador Licinius del 315 al 324, y cónsul suffectus en el 325. Se desconoce el nombre de la abuela materna de Juliano.

Julian solidus , c. 361. El anverso muestra a un Juliano barbudo con la inscripción fl· cl· iulianus p·p· aug· , llamando a Juliano " padre de la nación " ( en latín : Pater Patriae ). El reverso representa a un soldado romano armado que lleva un estandarte militar en una mano y somete a un cautivo con la otra, una referencia a la fuerza militar del Imperio, inscrito: virtus exercitus romanorum , lit. 'la virtud del ejército romano' La marca de ceca sirm. indica que la moneda fue acuñada en Sirmio , el hogar de la familia de Constantino.

En la agitación que siguió a la muerte de Constantino en 337, para establecerse a sí mismo y a sus hermanos, el celoso primo arriano de Juliano, Constancio II , parece haber dirigido una masacre de la mayoría de los parientes cercanos de Juliano. Constancio II supuestamente ordenó el asesinato de muchos descendientes del segundo matrimonio de Constancio Cloro y Teodora, dejando solo a Constancio y sus hermanos Constantino II y Constans I , y sus primos, Julián y Constancio Galo (medio hermano de Julián), como los varones supervivientes. relacionado con el emperador Constantino. Constancio II, Constante I y Constantino II fueron proclamados emperadores conjuntos, cada uno gobernando una parte del territorio romano. Juliano y Galo fueron excluidos de la vida pública, fueron estrictamente protegidos en su juventud y recibieron una educación cristiana. Probablemente fueron salvados por su juventud ya instancias de la emperatriz Eusebia . Si hay que creer en los escritos posteriores de Juliano, Constancio sería más tarde atormentado por la culpa en la masacre del 337.

Creciendo inicialmente en Bitinia , criado por su abuela materna, a la edad de siete años Juliano estaba bajo la tutela de Eusebio , el obispo cristiano semi-arriano de Nicomedia, y enseñado por Mardonio , un eunuco godo , sobre quien más tarde escribió cálidamente. Después de la muerte de Eusebio en 342, tanto Juliano como Galo fueron exiliados a la propiedad imperial de Macellum en Capadocia . Aquí Julián conoció al obispo cristiano Jorge de Capadocia , quien le prestó libros de la tradición clásica. A los 18 años se levantó el destierro y residió brevemente en Constantinopla y Nicomedia . Llegó a ser lector , un oficio menor en la iglesia cristiana, y sus escritos posteriores muestran un conocimiento detallado de la Biblia, probablemente adquirido en sus primeros años de vida.

La conversión de Juliano del cristianismo al paganismo ocurrió alrededor de los 20 años. Mirando hacia atrás en su vida en 362, Julian escribió que había pasado veinte años en el camino del cristianismo y doce en el camino verdadero, es decir, el camino de Helios . Julian comenzó su estudio del neoplatonismo en Asia Menor en 351, al principio con Aedesius , el filósofo, y luego como alumno de Aedesius, Eusebio de Myndus . Fue de Eusebio que Juliano aprendió las enseñanzas de Máximo de Éfeso , a quien Eusebio criticó por su forma más mística de teurgia neoplatónica . Eusebio relató su encuentro con Máximo, en el que el teúrgo lo invitó al templo de Hécate y, cantando un himno, hizo que una estatua de la diosa sonriera y se riera, y sus antorchas se encendieran. Según los informes, Eusebio le dijo a Juliano que "no debe maravillarse de ninguna de estas cosas, como yo tampoco, sino creer que lo de mayor importancia es la purificación del alma que se logra mediante la razón". A pesar de las advertencias de Eusebio sobre las "imposturas de la brujería y la magia que engañan a los sentidos" y "las obras de los prestidigitadores que son hombres dementes descarriados en el ejercicio de los poderes terrenales y materiales", Juliano estaba intrigado y buscó a Máximo como su nuevo mentor. Según el historiador Eunapio , cuando Julián dejó a Eusebio, este le dijo a su antiguo maestro "adiós, y dedícate a tus libros. Me has mostrado al hombre que estaba buscando".

Constantino II murió en 340 cuando atacó a su hermano Constante. Constante a su vez cayó en 350 en la guerra contra el usurpador Magnentius . Esto dejó a Constancio II como el único emperador restante. Necesitado de apoyo, en 351 nombró césar de Oriente al medio hermano de Juliano, Galo , mientras que el propio Constancio II centró su atención en el oeste, en Magnencio, a quien derrotó decisivamente ese año. En 354 Galo, que había impuesto un régimen de terror sobre los territorios bajo su mando, fue ejecutado. Julián fue citado a la corte de Constancio en Mediolanum ( Milán ) en 354, y retenido durante un año, bajo sospecha de intriga de traición, primero con su hermano y luego con Claudio Silvano ; fue absuelto, en parte porque la emperatriz Eusebia intervino en su favor, y se le permitió estudiar en Atenas (Julian expresa su gratitud a la emperatriz en su tercer discurso). Mientras estuvo allí, Juliano conoció a dos hombres que luego se convirtieron en obispos y santos: Gregorio de Nacianceno y Basilio el Grande . En el mismo período, Julian también fue iniciado en los Misterios de Eleusis , que luego intentaría restaurar.

César en la Galia

Después de lidiar con las rebeliones de Magnentius y Silvanus, Constancio sintió que necesitaba un representante permanente en la Galia . En 355, Juliano fue llamado a comparecer ante el emperador en Mediolanum y el 6 de noviembre fue nombrado césar de Occidente, casándose con la hermana de Constancio, Helena . Constancio, después de su experiencia con Gallus, pretendía que su representante fuera más una figura decorativa que un participante activo en los eventos, por lo que envió a Juliano a la Galia con un pequeño séquito, asumiendo que sus prefectos en la Galia mantendrían a Julian bajo control. Al principio reacio a cambiar su vida académica por la guerra y la política, Julian finalmente aprovechó todas las oportunidades para involucrarse en los asuntos de la Galia. En los años siguientes aprendió a dirigir y luego dirigir un ejército, a través de una serie de campañas contra las tribus germánicas que se habían asentado a ambos lados del Rin .

Campañas contra los reinos germánicos

Durante su primera campaña en 356, Juliano dirigió un ejército al Rin, donde se enfrentó a los habitantes y recuperó varias ciudades que habían caído en manos de los francos , incluida Colonia Agrippina ( Colonia ). Con el éxito en su haber, se retiró para pasar el invierno en la Galia, distribuyendo sus fuerzas para proteger varias ciudades y eligiendo la pequeña ciudad de Senon, cerca de Verdún , para esperar la primavera. Esto resultó ser un error táctico, ya que se quedó con fuerzas insuficientes para defenderse cuando un gran contingente de francos sitió la ciudad y Julián estuvo prácticamente cautivo allí durante varios meses, hasta que su general Marcelo se dignó levantar el sitio. Las relaciones entre Julián y Marcelo parecen haber sido malas. Constancio aceptó el informe de los hechos de Julián y Severo reemplazó a Marcelo como magister equitum .

El año siguiente vio una operación combinada planeada por Constancio para recuperar el control del Rin de manos de los pueblos germánicos que se habían derramado a través del río hacia la orilla occidental. Desde el sur, su magister peditum Barbatio vendría desde Milán y reuniría fuerzas en Augst (cerca del recodo del Rin), luego partiría hacia el norte con 25.000 soldados; Julián con 13.000 soldados se desplazaría hacia el este desde Durocortorum ( Reims ). Sin embargo, mientras Julián estaba en tránsito, un grupo de Laeti atacó Lugdunum ( Lyon ) y Julián se retrasó para enfrentarse a ellos. Esto dejó a Barbatio sin apoyo y en pleno territorio alamanni , por lo que se vio obligado a retirarse, volviendo sobre sus pasos. Así terminó la operación coordinada contra los pueblos germánicos.

Con Barbatio a salvo fuera de escena, el rey Chnodomarius dirigió una confederación de fuerzas alamanes contra Julian y Severus en la batalla de Argentoratum . Los romanos fueron superados en número y durante el fragor de la batalla, un grupo de 600 jinetes en el ala derecha desertó, sin embargo, aprovechando al máximo las limitaciones del terreno, los romanos obtuvieron una victoria abrumadora. El enemigo fue derrotado y conducido al río. El rey Chnodomarius fue capturado y luego enviado a Constancio en Milán. Ammianus , que participó en la batalla, retrata a Juliano a cargo de los acontecimientos en el campo de batalla y describe cómo los soldados, debido a este éxito, aclamaron a Juliano que intentaba convertirlo en Augusto , aclamación que rechazó, reprendiendo. Más tarde los recompensó por su valor.

En lugar de perseguir al enemigo derrotado a través del Rin, Julián ahora procedió a seguir el Rin hacia el norte, la ruta que siguió el año anterior en su camino de regreso a la Galia. En Moguntiacum ( Maguncia ), sin embargo, cruzó el Rin en una expedición que penetró profundamente en lo que hoy es Alemania y obligó a tres reinos locales a someterse. Esta acción mostró a los alamanes que Roma estaba nuevamente presente y activa en el área. En su camino de regreso a los cuarteles de invierno en París, se enfrentó a una banda de francos que habían tomado el control de algunos fuertes abandonados a lo largo del río Mosa .

En 358, Julian obtuvo victorias sobre los francos de Salian en el Bajo Rin , estableciéndolos en Toxandria en el Imperio Romano, al norte de la ciudad actual de Tongeren , y sobre los chamavi, que fueron expulsados de regreso a Hamaland .

Fiscalidad y administración

A finales de 357 Juliano, con el prestigio de su victoria sobre los alamanes para darle confianza, impidió un aumento de impuestos por parte del prefecto pretoriano galo Florencio y se hizo cargo personalmente de la provincia de Bélgica Secunda . Esta fue la primera experiencia de Julian con la administración civil, donde sus puntos de vista fueron influenciados por su educación liberal en Grecia. Propiamente era un papel que pertenecía al prefecto pretoriano. Sin embargo, Florentius y Julian a menudo se enfrentaron por la administración de la Galia. La primera prioridad de Juliano, como césar y comandante de rango nominal en la Galia, era expulsar a los bárbaros que habían violado la frontera del Rin . Trató de ganarse el apoyo de la población civil, que era necesaria para sus operaciones en la Galia, y también para mostrar a su ejército mayoritariamente germánico los beneficios del gobierno imperial. Julian, por lo tanto, sintió que era necesario reconstruir condiciones estables y pacíficas en las ciudades y el campo devastados. Por esta razón, Julián chocó con Florencio por el apoyo de este último a los aumentos de impuestos, como se mencionó anteriormente, y la corrupción de Florencio en la burocracia.

Constancio intentó mantener un mínimo de control sobre su césar, lo que explica la eliminación del consejero cercano de Juliano, Saturninius Secundus Salutius, de la Galia. Su partida estimuló la redacción de la oración de Juliano, "Consuelo por la partida de Salutius".

Rebelión en París

Representación del siglo XIX de Julian siendo proclamado emperador en París (imaginariamente ubicado en Thermes de Cluny , entonces se pensaba que había sido el Palacio Imperial), de pie sobre un escudo a la manera franca , en febrero de 360.

En el cuarto año de la estancia de Juliano en la Galia, el emperador sasánida Sapor II invadió Mesopotamia y tomó la ciudad de Amida tras un asedio de 73 días. En febrero de 360, Constancio II ordenó que más de la mitad de las tropas galas de Juliano se unieran a su ejército oriental, la orden pasó por alto a Juliano y fue directamente a los comandantes militares. Aunque Julián al principio intentó acelerar la orden, provocó una insurrección de las tropas de los Petulantes , que no tenían ningún deseo de abandonar la Galia. Según el historiador Zósimo , los oficiales del ejército fueron los responsables de distribuir un tratado anónimo expresando quejas contra Constancio y temiendo por el destino final de Juliano. Notablemente ausente en ese momento estaba el prefecto Florentius, que rara vez estaba lejos del lado de Julian, aunque ahora estaba ocupado organizando suministros en Vienne y lejos de cualquier conflicto que pudiera causar la orden. Julian lo culparía más tarde por la llegada de la orden de Constancio. Ammianus Marcellinus incluso sugirió que el temor de que Juliano ganara más popularidad que él hizo que Constancio enviara la orden a instancias de Florencio.

Las tropas proclamaron a Juliano Augusto en París , y esto a su vez condujo a un esfuerzo militar muy rápido para asegurar o ganar la lealtad de los demás. Aunque los detalles completos no están claros, hay evidencia que sugiere que Juliano pudo haber estimulado al menos parcialmente la insurrección. De ser así, volvió a la normalidad en la Galia, ya que, de junio a agosto de ese año, Juliano dirigió una exitosa campaña contra los francos attuarianos. En noviembre, Juliano comenzó a usar abiertamente el título de Augusto, incluso emitiendo monedas con el título, a veces con Constancio, a veces sin él. Celebró su quinto año en la Galia con un gran espectáculo de juegos.

Solidus de Juliano emitido en Ravenna en 361, durante su guerra con Constancio. El reverso dice VIRTUS EXERC(ITUS) GALL(ICARUM) , 'virtud del ejército galo', celebrando las legiones de Juliano de la Galia que lo aclamaron como emperador.

En la primavera de 361, Juliano condujo a su ejército al territorio de los alamanes, donde capturó a su rey, Vadomarius . Julian afirmó que Vadomarius había estado aliado con Constancio, alentándolo a asaltar las fronteras de Raetia . Luego, Juliano dividió sus fuerzas, envió una columna a Raetia, otra al norte de Italia y la tercera la condujo por el Danubio en botes. Sus fuerzas reclamaron el control de Illyricum y su general, Nevitta, aseguró el paso de Succi a Tracia. Ahora estaba bien fuera de su zona de confort y en el camino hacia la guerra civil. (Julián declararía a fines de noviembre que emprendió este camino "porque, habiendo sido declarado enemigo público, tenía la intención de asustarlo [a Constancio] simplemente, y que nuestra pelea resultara en una relación más amistosa ..." )

Sin embargo, en junio, las fuerzas leales a Constancio capturaron la ciudad de Aquileia en la costa norte del Adriático, un evento que amenazó con aislar a Juliano del resto de sus fuerzas, mientras las tropas de Constancio marchaban hacia él desde el este. Posteriormente, Aquileia fue sitiada por 23.000 hombres leales a Juliano. Todo lo que Julián podía hacer era sentarse en Naissus, la ciudad natal de Constantino, esperando noticias y escribiendo cartas a varias ciudades de Grecia justificando sus acciones (de las cuales solo la carta a los atenienses ha sobrevivido en su totalidad). La guerra civil solo se evitó con la muerte el 3 de noviembre de Constancio, quien, según algunas fuentes, en su último testamento, según algunas fuentes, reconoció a Juliano como su legítimo sucesor.

Imperio y administración

El 11 de diciembre de 361, Juliano entró en Constantinopla como único emperador y, a pesar de su rechazo al cristianismo, su primer acto político fue presidir el cristiano entierro de Constancio, escoltando el cuerpo hasta la Iglesia de los Apóstoles , donde fue depositado junto al de Constantino. . Este acto fue una demostración de su legítimo derecho al trono. Ahora también se cree que fue responsable de la construcción de Santa Costanza en un sitio cristiano a las afueras de Roma como mausoleo para su esposa Helena y su cuñada Constantina .

El nuevo emperador rechazó el estilo de administración de sus predecesores inmediatos. Culpó a Constantino por el estado de la administración y por haber abandonado las tradiciones del pasado. No hizo ningún intento de restaurar el sistema tetrarcal iniciado bajo Diocleciano . Tampoco buscó gobernar como un autócrata absoluto. Sus propias nociones filosóficas lo llevaron a idealizar los reinados de Adriano y Marco Aurelio . En su primer panegírico a Constancio, Juliano describió al gobernante ideal como esencialmente primus inter pares ("primero entre iguales"), operando bajo las mismas leyes que sus súbditos. Mientras estuvo en Constantinopla, por lo tanto, no fue extraño ver a Julián frecuentemente activo en el Senado, participando en debates y pronunciando discursos, colocándose al nivel de los demás miembros del Senado.

Consideró a la corte real de sus predecesores como ineficiente, corrupta y costosa. Por lo tanto, miles de sirvientes, eunucos y funcionarios superfluos fueron despedidos sumariamente. Estableció el tribunal de Calcedonia para hacer frente a la corrupción de la administración anterior bajo la supervisión del Magister Militum Arbitio . Varios funcionarios de alto rango bajo Constancio, incluido el chambelán Eusebio, fueron declarados culpables y ejecutados. (Julian estuvo notoriamente ausente de los procedimientos, tal vez indicando su disgusto por su necesidad). Continuamente buscó reducir lo que veía como una burocracia onerosa y corrupta dentro de la administración imperial, ya sea que involucrara a funcionarios cívicos, agentes secretos o el servicio postal imperial.

Otro efecto de la filosofía política de Julian fue que la autoridad de las ciudades se amplió a expensas de la burocracia imperial cuando Julian trató de reducir la participación imperial directa en los asuntos urbanos. Por ejemplo, las tierras de la ciudad propiedad del gobierno imperial se devolvieron a las ciudades, los miembros del consejo de la ciudad se vieron obligados a reasumir la autoridad cívica, a menudo en contra de su voluntad, y el tributo en oro de las ciudades llamado aurum coronarium se hizo voluntario en lugar de obligatorio . impuesto. Además, se cancelaron los atrasos en los impuestos territoriales. Esta fue una reforma clave que redujo el poder de los funcionarios imperiales corruptos, ya que los impuestos no pagados sobre la tierra a menudo eran difíciles de calcular o eran más altos que el valor de la tierra misma. Perdonar los impuestos atrasados hizo que Julian fuera más popular y le permitió aumentar la recaudación de impuestos corrientes.

Si bien cedió gran parte de la autoridad del gobierno imperial a las ciudades, Julian también tomó un control más directo. Por ejemplo, los nuevos impuestos y corvées tenían que ser aprobados por él directamente en lugar de dejarlos al juicio del aparato burocrático. Julian ciertamente tenía una idea clara de lo que quería que fuera la sociedad romana, tanto en términos políticos como religiosos. La terrible y violenta dislocación del siglo III significó que el Mediterráneo Oriental se había convertido en el centro económico del Imperio. Si las ciudades fueran tratadas como áreas administrativas locales relativamente autónomas, se simplificarían los problemas de la administración imperial, que en lo que respecta a Juliano, debería centrarse en la administración de la ley y la defensa de las vastas fronteras del imperio.

Al reemplazar a los designados políticos y civiles de Constancio, Juliano se basó en gran medida en las clases intelectuales y profesionales, o mantuvo remanentes confiables, como el retórico Temistio . Su elección de cónsules para el año 362 fue más controvertida. Uno era el muy aceptable Claudius Mamertinus , previamente prefecto pretoriano de Illyricum . La otra elección, más sorprendente, fue Nevitta , el general franco de confianza de Julián . Este último nombramiento puso de manifiesto el hecho de que la autoridad de un emperador dependía del poder del ejército. La elección de Nevitta por parte de Julian parece haber tenido como objetivo mantener el apoyo del ejército occidental que lo había aclamado.

Choque con los antioqueños

Después de cinco meses de tratos en la capital, Juliano dejó Constantinopla en mayo y se mudó a Antioquía , donde llegó a mediados de julio y permaneció allí durante nueve meses antes de lanzar su fatídica campaña contra Persia en marzo de 363. Antioquía era una ciudad favorecida por templos espléndidos a lo largo de con un famoso oráculo de Apolo en la cercana Daphne, que puede haber sido una de las razones por las que eligió residir allí. También se había utilizado en el pasado como lugar de preparación para acumular tropas, un propósito que Julián pretendía seguir.

Su llegada el 18 de julio fue bien recibida por los antioqueños, aunque coincidió con la celebración de la Adonia , fiesta que marcaba la muerte de Adonis , por lo que había llantos y gemidos en las calles, mal augurio para una llegada.

Julian pronto descubrió que los comerciantes adinerados estaban causando problemas con los alimentos, aparentemente al acumular alimentos y venderlos a precios elevados. Esperaba que la curia se ocupara del problema porque la situación se dirigía a una hambruna. Cuando la curia no hizo nada, habló con los principales ciudadanos de la ciudad, tratando de persuadirlos para que tomaran medidas. Pensando que harían el trabajo, dirigió su atención a los asuntos religiosos.

Trató de resucitar el antiguo manantial oracular de Castalia en el templo de Apolo en Daphne. Después de que se le informara que los huesos del obispo Babylas del siglo III estaban reprimiendo al dios, cometió un error de relaciones públicas al ordenar que se retiraran los huesos de las inmediaciones del templo. El resultado fue una multitudinaria procesión cristiana. Poco después, cuando el templo fue destruido por un incendio, Juliano sospechó de los cristianos y ordenó investigaciones más estrictas de lo habitual. También clausuró la principal iglesia cristiana de la ciudad, antes de que las investigaciones demostraran que el incendio fue producto de un accidente.

Cuando la curia aún no tomó medidas sustanciales con respecto a la escasez de alimentos, Juliano intervino, fijando los precios de los cereales e importando más de Egipto. Luego, los terratenientes se negaron a vender los suyos, alegando que la cosecha fue tan mala que había que compensarlos con precios justos. Julian los acusó de aumento de precios y los obligó a vender. Varias partes de las oraciones de Libanius pueden sugerir que ambos lados estaban justificados hasta cierto punto, mientras que Ammianus culpa a Juliano por "una mera sed de popularidad".

El estilo de vida ascético de Julian tampoco era popular, ya que sus súbditos estaban acostumbrados a la idea de un emperador todopoderoso que se colocaba muy por encima de ellos. Tampoco mejoró su dignidad con su propia participación en el ceremonial de los cruentos sacrificios. David Stone Potter dijo después de casi dos milenios:

Esperaban un hombre que fuera a la vez alejado de ellos por el asombroso espectáculo del poder imperial, y que validara sus intereses y deseos compartiéndolos desde su altura olímpica (...) Se suponía que debía estar interesado en lo que interesaba a su pueblo, y se suponía que debía ser digno. No se suponía que debía saltar y mostrar su aprecio por un panegírico que se pronunció, como lo había hecho Juliano el 3 de enero, cuando Libanio estaba hablando, e ignorar las carreras de carros.

Luego trató de abordar las críticas públicas y burlarse de él emitiendo una sátira aparentemente sobre sí mismo, llamada Misopogon o "Beard Hater". Allí culpa al pueblo de Antioquía por preferir que su gobernante tenga sus virtudes en la cara antes que en el alma.

Los compañeros paganos de Juliano tenían una mente dividida acerca de este hábito de hablar con sus súbditos en pie de igualdad: Ammianus Marcellinus vio en eso solo la tonta vanidad de alguien "excesivamente ansioso por la distinción vacía", cuyo "deseo de popularidad a menudo lo llevó a conversar con personas indignas".

Al salir de Antioquía, nombró gobernador a Alejandro de Heliópolis, un hombre violento y cruel a quien el Antiochene Libanius , amigo del emperador, admite a primera vista que fue un nombramiento "deshonroso". El propio Julián describió al hombre como "indigno" del puesto, pero apropiado "para el pueblo avaricioso y rebelde de Antioquía".

campaña persa

El ascenso de Juliano a Augusto fue el resultado de la insurrección militar mitigada por la repentina muerte de Constancio. Esto significaba que, si bien podía contar con el apoyo incondicional del ejército occidental que lo había ayudado en su ascenso, el ejército oriental era una cantidad desconocida originalmente leal al emperador contra el que se había levantado, y había tratado de cortejarlo a través del tribunal de Calcedonia . . Sin embargo, para solidificar su posición a los ojos del ejército oriental, necesitaba llevar a sus soldados a la victoria y una campaña contra los persas sasánidas ofrecía esa oportunidad.

Se formuló un audaz plan cuyo objetivo era sitiar la capital sasánida de Ctesifonte y asegurar definitivamente la frontera oriental. Sin embargo, la motivación completa de esta ambiciosa operación es, en el mejor de los casos, poco clara. No había necesidad directa de una invasión, ya que los sasánidas enviaron emisarios con la esperanza de resolver las cosas pacíficamente. Julián rechazó esta oferta. Ammianus afirma que Julian anhelaba vengarse de los persas y que un cierto deseo de combate y gloria también jugó un papel en su decisión de ir a la guerra.

Ilustración de La caída de los príncipes de John Lydgate (que es una traducción de De Casibus Virorum Illustribus de Giovanni Boccaccio ) que representa "el cielo de Julyan". No hay pruebas de que el cadáver de Juliano fuera desollado y exhibido, y es probable que el ilustrador simplemente confundiera el destino del cuerpo de Juliano con el del emperador Valeriano .

En territorio enemigo

El 5 de marzo de 363, a pesar de una serie de presagios en contra de la campaña, Juliano partió de Antioquía con alrededor de 65 000 a 83 000 u 80 000 a 90 000 hombres (el número tradicional aceptado por Gibbon es de 95 000 efectivos en total) y se dirigió al norte hacia el Éufrates . En el camino se encontró con embajadas de varias pequeñas potencias que le ofrecieron asistencia, ninguna de las cuales aceptó. Ordenó al rey armenio Arsaces que reuniera un ejército y esperara instrucciones. Cruzó el Éufrates cerca de Hierápolis y se movió hacia el este hasta Carrhae , dando la impresión de que su ruta elegida hacia el territorio persa era el Tigris . Por esta razón, parece que envió una fuerza de 30.000 soldados al mando de Procopius y Sebastianus más hacia el este para devastar Media junto con las fuerzas armenias. Aquí fue donde se habían concentrado dos campañas romanas anteriores y donde pronto se dirigieron las principales fuerzas persas. Sin embargo, la estrategia de Julian estaba en otra parte. Había construido una flota de más de 1.000 barcos en Samosata para abastecer a su ejército para una marcha por el Éufrates y de 50 barcos de pontones para facilitar los cruces de ríos. Procopio y los armenios descenderían por el Tigris para encontrarse con Juliano cerca de Ctesifonte. El objetivo final de Julian parece haber sido el "cambio de régimen" al reemplazar al rey Shapur II con su hermano Hormisdas .

Después de fingir una marcha más hacia el este, el ejército de Juliano giró hacia el sur hacia Circesium en la confluencia del Abora (Khabur) y el Éufrates y llegó a principios de abril. Al pasar Dura el 6 de abril, el ejército hizo un buen progreso, pasando por alto las ciudades después de las negociaciones o sitiando a los que optaron por oponerse a él. A finales de abril, los romanos capturaron la fortaleza de Pirisabora , que custodiaba el acceso al canal desde el Éufrates hasta Ctesifonte en el Tigris. Mientras el ejército marchaba hacia la capital persa, los sasánidas rompieron los diques que cruzaban la tierra, convirtiéndola en pantanos , lo que frenó el avance del ejército romano.

Ctesifonte

Julian cerca de Ctesiphon en el actual Irak , de una miniatura medieval

A mediados de mayo, el ejército había llegado a las inmediaciones de la capital persa fuertemente fortificada, Ctesifonte, donde Juliano descargó parcialmente parte de la flota e hizo transportar a sus tropas a través del Tigris por la noche. Los romanos obtuvieron una victoria táctica sobre los persas ante las puertas de la ciudad, obligándolos a regresar a la ciudad. Sin embargo, la capital persa no fue tomada. El ejército persa principal todavía estaba en libertad y se acercaba, mientras que los romanos carecían de un objetivo estratégico claro. En el consejo de guerra que siguió, los generales de Julián lo persuadieron de no asediar la ciudad, dada la inexpugnabilidad de sus defensas y el hecho de que Sapor llegaría pronto con una gran fuerza. Julián, que no quería renunciar a lo que había ganado y probablemente todavía esperaba la llegada de la columna al mando de Procopio y Sebastián, partió hacia el este hacia el interior persa y ordenó la destrucción de la flota. Esta resultó ser una decisión apresurada, ya que estaban en el lado equivocado del Tigris sin un medio claro de retirada y los persas habían comenzado a hostigarlos desde la distancia, quemando cualquier alimento en el camino de los romanos. Julian no había traído el equipo de asedio adecuado, por lo que no pudo hacer nada cuando descubrió que los persas habían inundado el área detrás de él, lo que lo obligó a retirarse. Un segundo consejo de guerra el 16 de junio de 363 decidió que el mejor curso de acción era llevar al ejército de regreso a la seguridad de las fronteras romanas, no a través de Mesopotamia , sino hacia el norte hasta Corduene .

Muerte

Relieve sasánida de la investidura de Ardashir II que muestra a Mithra , Shapur II y Ahura Mazda sobre un Julián derrotado, postrado
Detalle del caído Julián

Durante la retirada, las fuerzas de Julian sufrieron varios ataques de las fuerzas sasánidas. En uno de esos enfrentamientos el 26 de junio de 363, la indecisa Batalla de Samarra cerca de Maranga, Julian resultó herido cuando el ejército sasánida asaltó su columna. En la prisa por perseguir al enemigo en retirada, Julián eligió la velocidad en lugar de la precaución, tomando solo su espada y dejando su cota de malla. Recibió una herida de lanza que, según los informes, perforó el lóbulo inferior del hígado, el peritoneo y los intestinos . La herida no fue inmediatamente mortal. Julián fue tratado por su médico personal, Oribasio de Pérgamo, quien parece haber hecho todo lo posible por tratar la herida. Esto probablemente incluía la irrigación de la herida con un vino oscuro y un procedimiento conocido como gastrorrafia , la sutura del intestino dañado. Al tercer día se produjo una gran hemorragia y el emperador murió durante la noche. Tal como deseaba Juliano, su cuerpo fue enterrado en las afueras de Tarso , aunque más tarde fue trasladado a Constantinopla.

En 364, Libanio declaró que Juliano fue asesinado por un cristiano que era uno de sus propios soldados; esta acusación no está corroborada por Ammianus Marcellinus ni por otros historiadores contemporáneos. John Malalas informa que el supuesto asesinato fue ordenado por Basilio de Cesarea . Catorce años después, Libanius dijo que Juliano fue asesinado por un sarraceno ( Lakhmid ) y esto pudo haber sido confirmado por el médico de Julian, Oribasius, quien, después de examinar la herida, dijo que era de una lanza utilizada por un grupo de Lakhmid auxiliares en el servicio persa. . Los historiadores cristianos posteriores propagaron la tradición de que San Mercurio mató a Juliano . Juliano fue sucedido por el efímero emperador Joviano , quien restableció la posición privilegiada del cristianismo en todo el Imperio.

Libanius dice en su epitafio del difunto emperador (18.304) que "He mencionado representaciones (de Juliano); muchas ciudades lo han colocado junto a las imágenes de los dioses y lo honran como lo hacen con los dioses. Ya se ha pedido una bendición de él en oración, y no fue en vano. Hasta tal punto ha ascendido literalmente a los dioses y recibido una parte de su poder de él mismo ". Sin embargo, el gobierno central romano no tomó ninguna medida similar, que estaría cada vez más dominado por cristianos en las décadas siguientes.

Considerado apócrifo es el informe de que sus últimas palabras fueron , , o Vicisti, Galilaee ("Has ganado, galileo "), supuestamente expresando su reconocimiento de que, con su muerte, el cristianismo se convertiría en la religión estatal del Imperio. La frase introduce el poema de 1866 Himno a Proserpina , que fue la elaboración de Algernon Charles Swinburne de lo que un pagano filosófico podría haber sentido ante el triunfo del cristianismo. También pone fin a la obra romántica polaca La comedia no divina escrita en 1833 por Zygmunt Krasiski .

Tumba

Como había pedido, el cuerpo de Julián fue enterrado en Tarso. Yacía en una tumba fuera de la ciudad, al otro lado de un camino de la de Maximinus Daia.

Sin embargo, el cronista Zonaras dice que en una fecha "posterior" su cuerpo fue exhumado y vuelto a enterrar en o cerca de la Iglesia de los Santos Apóstoles en Constantinopla, donde yacían Constantino y el resto de su familia. Su sarcófago está catalogado como de pie en una "stoa" allí por Constantine Porphyrogenitus . La iglesia fue demolida por los otomanos después de la caída de Constantinopla en 1453. Hoy, un sarcófago de pórfido , que Jean Ebersolt cree que es de Juliano, se encuentra en los terrenos del Museo Arqueológico de Estambul.

Cuestiones religiosas

Creencias

La religión personal de Julian era tanto pagana como filosófica; vio los mitos tradicionales como alegorías, en las que los dioses antiguos eran aspectos de una divinidad filosófica . Las principales fuentes sobrevivientes son sus obras Al rey Helios y A la madre de los dioses , que fueron escritas como panegíricos , no como tratados teológicos.

Como último gobernante pagano del Imperio Romano, las creencias de Juliano son de gran interés para los historiadores, pero no están completamente de acuerdo. Aprendió teúrgia de Máximo de Éfeso , alumno de Jámblico ; su sistema guarda cierta semejanza con el neoplatonismo de Plotino ; Polymnia Athanassiadi ha atraído una nueva atención sobre sus relaciones con el mitraísmo , aunque sigue siendo discutible si se inició en él; y ciertos aspectos de su pensamiento (como su reorganización del paganismo bajo Sumos Sacerdotes y su monoteísmo fundamental ) pueden mostrar influencia cristiana. Algunas de estas fuentes potenciales no nos han llegado, y todas se influyeron entre sí, lo que se suma a las dificultades.

Según una teoría (la de Glen Bowersock en particular), el paganismo de Julian era muy excéntrico y atípico porque estaba fuertemente influenciado por un enfoque esotérico de la filosofía platónica, a veces identificado como teúrgia y también como neoplatonismo . Otros (Rowland Smith, en particular) han argumentado que la perspectiva filosófica de Juliano no era nada inusual para un pagano "culto" de su tiempo y, en cualquier caso, que el paganismo de Juliano no se limitaba solo a la filosofía, y que estaba profundamente dedicado a los mismos dioses y diosas que otros paganos de su época.

Debido a su trasfondo neoplatónico, Juliano aceptó la creación de la humanidad como se describe en el Timeo de Platón . Julian escribe, "cuando Zeus estaba poniendo todas las cosas en orden, cayeron de él gotas de sangre sagrada, y de ellas, como dicen, surgió la raza de los hombres". Además, escribe, "los que tenían el poder de crear un hombre y una mujer solamente, pudieron crear muchos hombres y mujeres a la vez..." Su punto de vista contrasta con la creencia cristiana de que la humanidad se deriva de un par, Adán. y Eva En otra parte, argumenta en contra del origen de un solo par, indicando su incredulidad, señalando, por ejemplo, "cuán diferentes en sus cuerpos son los alemanes y los escitas de los libios y los etíopes".

El historiador cristiano Sócrates Scholasticus opinaba que Juliano se creía Alejandro Magno "en otro cuerpo" a través de la transmigración de las almas , "de acuerdo con las enseñanzas de Pitágoras y Platón".

Se dice que la dieta de Julian se basó predominantemente en vegetales.

Restauración del paganismo estatal

Después de obtener la púrpura , Juliano inició una reforma religiosa del imperio, que tenía como objetivo restaurar la fuerza perdida del estado romano. Apoyó la restauración del politeísmo helenístico como religión del estado. Sus leyes tendían a tener como objetivo a los cristianos ricos y educados, y su objetivo no era destruir el cristianismo sino expulsar la religión de "las clases gobernantes del imperio, de la misma manera que el budismo chino fue expulsado hacia las clases bajas por un mandarinato confuciano revivido en China del siglo XIII ".

Restauró templos paganos que habían sido confiscados desde la época de Constantino, o simplemente apropiados por ciudadanos adinerados; revocó los estipendios que Constantino había otorgado a los obispos cristianos y eliminó sus otros privilegios, incluido el derecho a ser consultado sobre los nombramientos y actuar como tribunales privados. También revirtió algunos favores que antes se habían hecho a los cristianos. Por ejemplo, revirtió la declaración de Constantino de que Majuma , el puerto de Gaza , era una ciudad separada . Majuma tenía una gran congregación cristiana mientras que Gaza todavía era predominantemente pagana.

El 4 de febrero de 362, Juliano promulgó un edicto para garantizar la libertad de religión. Este edicto proclamó que todas las religiones eran iguales ante la ley, y que el Imperio Romano debía volver a su eclecticismo religioso original, según el cual el estado romano no imponía ninguna religión en sus provincias. El edicto fue visto como un acto de favor hacia los judíos, para molestar a los cristianos.

Ícono copto que muestra a San Mercurio matando a Julián. Según una tradición, San Basilio (un antiguo compañero de escuela de Juliano) había sido encarcelado al comienzo de la campaña sasánida de Juliano. Basil oró a Mercurius para que lo ayudara, y el santo se le apareció en una visión a Basil, afirmando haber matado a Julian con una lanza.

Dado que la persecución de los cristianos por parte de los emperadores romanos anteriores aparentemente solo había fortalecido el cristianismo, muchas de las acciones de Juliano estaban diseñadas para hostigar a los cristianos y socavar su capacidad para organizar la resistencia al restablecimiento del paganismo en el imperio. La preferencia de Juliano por una visión no cristiana y no filosófica de la teurgia de Jámblico parece haberlo convencido de que era correcto prohibir la práctica de la visión cristiana de la teurgia y exigir la supresión del conjunto cristiano de Misterios.

En su Edicto Escolar, Juliano exigió que todos los maestros públicos fueran aprobados por el Emperador; el estado pagaba o complementaba gran parte de sus salarios. Ammianus Marcellinus explica que esto tenía la intención de evitar que los maestros cristianos usaran textos paganos (como la Ilíada , que era ampliamente considerada como de inspiración divina) que formaban el núcleo de la educación clásica: "Si quieren aprender literatura, tienen a Lucas y Marcos : Que vuelvan a sus iglesias y las expongan", dice el edicto. Este fue un intento de eliminar parte de la influencia de las escuelas cristianas que en ese momento y más tarde utilizaron la literatura griega antigua en sus enseñanzas en su esfuerzo por presentar la religión cristiana como superior al paganismo. El edicto también asestó un duro golpe financiero a muchos eruditos, tutores y maestros cristianos, ya que los privó de estudiantes.

En su Edicto de Tolerancia de 362, Juliano decretó la reapertura de los templos paganos, la restitución de las propiedades confiscadas de los templos y el regreso del exilio de los obispos cristianos disidentes. Este último fue un ejemplo de tolerancia de diferentes puntos de vista religiosos, pero también puede haber sido un intento de Juliano de fomentar cismas y divisiones entre diferentes sectas cristianas, ya que el conflicto entre sectas cristianas rivales fue bastante feroz.

Su cuidado en la institución de una jerarquía pagana en oposición a la de los cristianos se debió a su deseo de crear una sociedad en la que todos los aspectos de la vida de los ciudadanos estuvieran conectados, a través de capas de niveles intermedios, a la figura consolidada. del Emperadorel proveedor final para todas las necesidades de su pueblo. Dentro de este proyecto, no había lugar para una institución paralela, como la jerarquía cristiana o la caridad cristiana.

El cambio del paganismo bajo Juliano

La popularidad de Juliano entre el pueblo y el ejército durante su breve reinado sugiere que podría haber devuelto el paganismo al primer plano de la vida pública y privada romana. De hecho, durante su vida, ni la ideología pagana ni la cristiana reinaron supremamente, y los más grandes pensadores de la época discutieron sobre los méritos y la racionalidad de cada religión. Sin embargo, lo más importante para la causa pagana era que Roma seguía siendo un imperio predominantemente pagano que no había aceptado por completo el cristianismo.

Aun así, el breve reinado de Juliano no detuvo la ola del cristianismo. Podría decirse que el fracaso final del emperador se puede atribuir a las múltiples tradiciones y deidades religiosas que promulgó el paganismo. La mayoría de los paganos buscaban afiliaciones religiosas que fueran exclusivas de su cultura y su pueblo, y tenían divisiones internas que les impedían crear una 'religión pagana'. De hecho, el término pagano era simplemente un apelativo conveniente para que los cristianos agruparan a los creyentes de un sistema al que se oponían. En verdad, no había religión romana, como la reconocerían los observadores modernos. En cambio, el paganismo provino de un sistema de observancias que un historiador ha caracterizado como no más que una masa esponjosa de tolerancia y tradición.

Este sistema de tradición ya había cambiado drásticamente cuando Julian llegó al poder; Atrás quedaron los días de sacrificios masivos en honor a los dioses. Las fiestas comunales que implicaban sacrificios y banquetes, que antes unían a las comunidades, ahora las separaban: cristianos contra paganos. Los líderes cívicos ni siquiera tenían los fondos, y mucho menos el apoyo, para realizar festivales religiosos. Julián descubrió que la base financiera que había apoyado estas empresas (fondos del templo sagrado) había sido confiscada por su tío Constantino para apoyar a la Iglesia cristiana. En total, el breve reinado de Juliano simplemente no pudo cambiar la sensación de inercia que se había apoderado del Imperio. Los cristianos denunciaron el sacrificio, despojaron a los templos de sus fondos y privaron a los sacerdotes y magistrados del prestigio social y los beneficios financieros que acompañaban a las principales posiciones paganas en el pasado. Los principales políticos y líderes cívicos tenían poca motivación para sacudir el barco al revivir los festivales paganos. En cambio, eligieron adoptar el punto medio al tener ceremonias y entretenimiento masivo que fueran religiosamente neutrales.

Después de presenciar el reinado de dos emperadores empeñados en apoyar a la Iglesia y acabar con el paganismo, es comprensible que los paganos simplemente no aceptaran la idea de Juliano de proclamar su devoción al politeísmo y su rechazo al cristianismo. Muchos optaron por adoptar un enfoque práctico y no apoyar activamente las reformas públicas de Juliano por temor a un renacimiento cristiano. Sin embargo, esta actitud apática obligó al emperador a cambiar aspectos centrales del culto pagano. Los intentos de Juliano de revigorizar a la gente cambiaron el enfoque del paganismo de un sistema de tradición a una religión con algunas de las mismas características a las que él se oponía en el cristianismo. Por ejemplo, Julian intentó introducir una organización más estricta para el sacerdocio, con mayores calificaciones de carácter y servicio. El paganismo clásico simplemente no aceptaba esta idea de los sacerdotes como ciudadanos modelo. Los sacerdotes eran élites con prestigio social y poder económico que organizaban festivales y ayudaban a costearlos. Sin embargo, el intento de Juliano de imponer el rigor moral en la posición cívica del sacerdocio solo hizo que el paganismo estuviera más en sintonía con la moralidad cristiana, alejándolo más del sistema pagano de tradición.

De hecho, este desarrollo de un orden pagano creó los cimientos de un puente de reconciliación sobre el cual el paganismo y el cristianismo podrían encontrarse. Del mismo modo, la persecución de los cristianos por parte de Juliano, quienes según los estándares paganos eran simplemente parte de un culto diferente, fue una actitud bastante poco pagana que transformó el paganismo en una religión que aceptaba solo una forma de experiencia religiosa y excluía a todas las demás, como el cristianismo. Al tratar de competir con el cristianismo de esta manera, Juliano cambió fundamentalmente la naturaleza del culto pagano. Es decir, hizo del paganismo una religión, cuando antes había sido sólo un sistema de tradición.

Juventus y Máximo

Muchos de los padres de la Iglesia vieron al emperador con hostilidad y contaron historias de su supuesta maldad después de su muerte. Un sermón de San Juan Crisóstomo , titulado Sobre los santos Juventinus y Maximinus , cuenta la historia de dos de los soldados de Juliano en Antioquía, a quienes se escuchó en una fiesta de bebida, criticando las políticas religiosas del emperador, y fueron detenidos. Según Juan, el emperador había hecho un esfuerzo deliberado para evitar convertir en mártires a quienes no estaban de acuerdo con sus reformas; pero Juventinus y Maximinus admitieron ser cristianos y se negaron a moderar su postura. John afirma que el emperador prohibió a cualquiera tener contacto con los hombres, pero que nadie obedeció sus órdenes; así que hizo ejecutar a los dos hombres en medio de la noche. Juan insta a su audiencia a visitar la tumba de estos mártires.

Caridad

El hecho de que las organizaciones benéficas cristianas estuvieran abiertas a todos, incluidos los paganos, puso este aspecto de la vida de los ciudadanos romanos fuera del control de la autoridad imperial y bajo el de la Iglesia. Así, Juliano imaginó la institución de un sistema filantrópico romano, y se preocupó por el comportamiento y la moralidad de los sacerdotes paganos, con la esperanza de que mitigaría la dependencia de los paganos de la caridad cristiana, diciendo: "Estos impíos galileos no solo alimentan a sus propios pobres, sino también los nuestros; acogiéndolos en su ágape , los atraen, como se atrae a los niños, con tortas.

Intento de reconstruir el templo judío

En 363, no mucho antes de que Juliano dejara Antioquía para lanzar su campaña contra Persia, en consonancia con su esfuerzo por oponerse al cristianismo, permitió que los judíos reconstruyeran su Templo . El punto era que la reconstrucción del Templo invalidaría la profecía de Jesús sobre su destrucción en el año 70, que los cristianos habían citado como prueba de la verdad de Jesús. Pero estallaron incendios y detuvieron el proyecto. Un amigo personal suyo, Ammianus Marcellinus , escribió esto sobre el esfuerzo:

Juliano pensó en reconstruir a un costo extravagante el orgulloso Templo una vez en Jerusalén, y encomendó esta tarea a Alipio de Antioquía . Alipio se puso vigorosamente a trabajar, y fue secundado por el gobernador de la provincia ; cuando terribles bolas de fuego, estallando cerca de los cimientos, continuaron sus ataques, hasta que los trabajadores, después de repetidas quemaduras, no pudieron acercarse más: y él abandonó el intento.

El fracaso en la reconstrucción del Templo ha sido atribuido al terremoto de Galilea de 363 . Aunque existe un testimonio contemporáneo del milagro, en las Oraciones de San Gregorio Nacianceno , esto puede tomarse como poco confiable. Otras posibilidades son el fuego accidental o el sabotaje deliberado. La intervención divina fue durante siglos un punto de vista común entre los historiadores cristianos, y fue visto como una prueba de la divinidad de Jesús.

El apoyo de Julián a los judíos hizo que los judíos lo llamaran "Julián el heleno ".

Obras

Julián escribió varias obras en griego, algunas de las cuales nos han llegado.

Budé Fecha Trabajo Comentario Wright
I 356/7 Panegírico en honor a Constancio Escrito para asegurarle a Constancio que estaba de su lado. I
Yo ~Junio 357 Panegírico en honor a Eusebia Agradece el apoyo de Eusebia. tercero
tercero 357/8 Las hazañas heroicas de Constancio Indica su apoyo a Constancio, siendo crítico. (A veces llamado "segundo panegírico a Constancio".) Yo
IV 359 Consuelo a la partida de Salutius Lidia con la destitución de su asesor cercano en la Galia. viii
V 361 Carta al Senado y al Pueblo de Atenas Un intento de explicar las acciones que llevaron a su rebelión.
VI temprano 362 Carta a Temistio el filósofo Respuesta a una carta de cortesía de Themistius, que describe la lectura política de J.
VII marzo 362 Al cínico Heracleios Intenta aclarar a los cínicos con respecto a sus responsabilidades religiosas. VII
viii ~Marzo 362 Himno a la Madre de los Dioses Una defensa del helenismo y la tradición romana. V
IX ~Mayo 362 A los cínicos sin educación Otro ataque a los cínicos que pensó que no seguían los principios del cinismo. VI
X diciembre 362 los césares Sátira que describe una competencia entre los emperadores romanos sobre quién era el mejor. Muy crítico con Constantino.
XI diciembre 362 Himno al Rey Helios Intento de describir la religión romana vista por Juliano. IV
XII temprano 363 Misopogon , O, Barba-Hater Escrito como una sátira sobre sí mismo, mientras atacaba a la gente de Antioquía por sus defectos.
362/3 Contra los galileos Polémica contra los cristianos, que ahora sólo sobrevive como fragmentos.
362 Fragmento de una carta a un sacerdote Intento contrarrestar los aspectos que consideraba positivos en el cristianismo.
359363 Letras Cartas tanto personales como públicas de gran parte de su carrera.
epigramas Escaso número de obras en verso breve.
  • Budé indica los números utilizados por Athanassiadi dados en la edición Budé (1963 y 1964) de la Ópera de Julian .
  • Wright indica los números de oración provistos en la edición de WCWright de las obras de Julian.

Las obras religiosas contienen especulaciones filosóficas complicadas, y los panegíricos a Constancio son formulados y elaborados en estilo.

El Misopogon (o "Beard Hater") es un relato alegre del enfrentamiento de Juliano con los habitantes de Antioquía después de que se burlaran de él por su barba y su apariencia generalmente desaliñada para un emperador. The Caesars es una historia humorística de una competencia entre emperadores romanos notables: Julio César , Augusto, Trajano , Marco Aurelio y Constantino, y la competencia también incluye a Alejandro Magno. Este fue un ataque satírico contra el reciente Constantino, cuyo valor, tanto como cristiano como líder del Imperio Romano, Julián cuestiona severamente.

Una de sus obras perdidas más importantes es Contra los galileos , destinada a refutar la religión cristiana. Las únicas partes de esta obra que sobreviven son las extraídas por Cirilo de Alejandría , quien da extractos de los tres primeros libros en su refutación de Juliano, Contra Julianum . Estos extractos no dan una idea adecuada de la obra: Cyril confiesa que no se había atrevido a copiar varios de los argumentos de mayor peso.

Problemas de autenticidad

Las obras de Julian se han editado y traducido varias veces desde el Renacimiento, la mayoría de las veces por separado; pero muchos están traducidos en la edición de la Biblioteca Clásica de Loeb de 1913, editada por Wilmer Cave Wright . Wright menciona, sin embargo, que existen muchos problemas en torno a la vasta colección de obras de Julian, principalmente las cartas atribuidas a Julian. Las colecciones de cartas que existen hoy en día son el resultado de muchas colecciones más pequeñas, que contenían un número variable de obras de Julian en varias combinaciones. Por ejemplo, en Laurentianus 58.16 , se encontró la mayor colección de cartas atribuidas a Juliano, que contiene 43 manuscritos. Los orígenes de muchas cartas en estas colecciones no están claros.

Joseph Bidez y François Cumont recopilaron las diferentes colecciones en 1922 y llegaron a un total de 284 piezas. 157 de estos se consideraron genuinos y 127 falsos. Esto contrasta marcadamente con la colección mencionada anteriormente de Wright, que contiene solo 73 elementos que se consideran genuinos, junto con 10 cartas apócrifas. Michael Trapp señala, sin embargo, que al comparar el trabajo de Bidez y Cumont con el de Wright, Bidez y Cumont consideran que hasta dieciséis de las cartas genuinas de Wright son espurias. Qué obras se pueden atribuir a Julian es, por lo tanto, muy discutible.

Los problemas que rodean a una colección de obras de Julian se ven exacerbados por el hecho de que Julian era un escritor motivado, lo que significa que es posible que hayan circulado muchas más cartas a pesar de su breve reinado. El propio Julián da fe de la gran cantidad de cartas que tuvo que escribir en una carta que probablemente sea genuina. La agenda religiosa de Juliano le dio incluso más trabajo que el emperador promedio mientras buscaba instruir a sus nuevos sacerdotes paganos y trataba con líderes y comunidades cristianas descontentas. Un ejemplo de él instruyendo a sus sacerdotes paganos se encuentra en un fragmento del Vossianus MS., insertado en la Carta a Themistius.

Además, la hostilidad de Juliano hacia la fe cristiana inspiró feroces contraataques por parte de los autores cristianos, como en las invectivas de Gregorio Nacianceno contra Juliano. Sin duda, los cristianos también suprimieron algunas de las obras de Juliano. Esta influencia cristiana todavía es visible en la colección mucho más pequeña de cartas de Julian de Wright. Ella comenta que algunas cartas se cortan repentinamente cuando el contenido se vuelve hostil hacia los cristianos y cree que esto es el resultado de la censura cristiana. Ejemplos notables aparecen en el Fragmento de una carta a un Sacerdote y la carta al Sumo Sacerdote Teodoro.

En la cultura popular

Literatura

  • El romance juliano es un romance siríaco antiguo tardío del reinado de Juliano desde una perspectiva cristiana hostil.
  • En 1681 , Lord Russell , un abierto oponente del rey Carlos II de Inglaterra y su hermano, el duque de York , consiguió que su capellán escribiera una Vida de Juliano el Apóstata . Este trabajo hizo uso de la vida del emperador romano para abordar los debates políticos y teológicos ingleses contemporáneos, específicamente para responder a los argumentos conservadores de los sermones del Dr. Hickes y defender la legalidad de la resistencia en casos extremos.
  • En 1847, el controvertido teólogo alemán David Friedrich Strauss publicó en Mannheim el panfleto Der Romantiker auf dem Thron der Cäsaren ("Un romántico en el trono de los césares"), en el que se satirizaba a Julián como "un soñador fuera del mundo, un hombre que se volvió nostalgia de los antiguos en una forma de vida y cuyos ojos estaban cerrados a las necesidades apremiantes del presente". De hecho, se trataba de una crítica velada al rey contemporáneo Federico Guillermo IV de Prusia , conocido por sus sueños románticos de restaurar las supuestas glorias de la sociedad medieval feudal.
  • La vida de Julian inspiró la obra Emperador y Galileo de Henrik Ibsen .
  • El novelista inglés de finales del siglo XIX George Gissing leyó una traducción al inglés de la obra de Julian en 1891.
  • La vida y el reinado de Juliano fueron el tema de la novela La muerte de los dioses (Julian the Apostate) (1895) en la trilogía de novelas históricas titulada "Cristo y el Anticristo" (1895-1904) del poeta, novelista y teórico literario simbolista ruso . Dmitrii S. Merezhkovskii .
  • La ópera Der Apostat (1924) del compositor y director Felix Weingartner trata sobre Julian.
  • En 1945 , Nikos Kazantzakis escribió la tragedia Julián el Apóstata , en la que se representa al emperador como un héroe existencialista comprometido con una lucha que sabe que será en vano. Se representó por primera vez en París en 1948.
  • Julian fue el tema de una novela, Julian (1964), de Gore Vidal , que describe su vida y su época. Es notable, entre otras cosas, por su crítica mordaz del cristianismo.
  • Julian apareció en Gods and Legions , de Michael Curtis Ford (2002). La historia de Juliano fue contada por su compañero más cercano, el santo cristiano Cesáreo , y da cuenta de la transición de un estudiante de filosofía cristiano en Atenas a un Augusto romano pagano de la vieja naturaleza.
  • Las cartas de Julian son una parte importante del simbolismo de la novela La Modification de Michel Butor .
  • La historia alternativa de fantasía The Dragon Waiting de John M. Ford , aunque ambientada en la época de la Guerra de las Rosas , utiliza el reinado de Juliano como su punto de divergencia . Su reinado no fue interrumpido, logró desestabilizar el cristianismo y restaurar un orden social religiosamente ecléctico que sobrevivió a la caída de Roma y al Renacimiento . Los personajes de la novela se refieren a él como "Julián el Sabio".
  • La novela de ficción especulativa distópica de Robert Charles Wilson, Julian Comstock: A Story of 22nd-Century America , compara la vida de Julian con el personaje principal como presidente hereditario de un futuro oligárquico de los Estados Unidos de América que intenta restaurar la ciencia y combatir la cristianismo fundamentalista que se ha apoderado del país.

Película

Calle nombrada

'Julian Way' es una vía principal en Jerusalén llamada así por el Emperador. Se le dio ese nombre durante el período del Mandato Británico , y luego se cambió a King David Street con la creación del Estado de Israel .

Ver también

notas

Referencias

Citas

Fuentes antiguas

fuentes modernas

Otras lecturas

  • Ricciotti, Giuseppe (1999). Juliano el Apóstata: emperador romano (361363) . Traducido por M. Joseph Costelloe, SJ TAN Books. ISBN 1505104548.
  • García Ruiz, María Pilar, "La autorrepresentación de Julian en monedas y textos". En Imaginando emperadores en el Imperio Romano Posterior , Ed. DWP Burgersdijk y AJ Ross. Leiden. Rodaballo. 2018. 204233. ISBN  978-90-04-37089-0 .
  • Gardner, Alice, el filósofo y emperador juliano y la última lucha del paganismo contra el cristianismo, GP Putnam's Son, Londres, 1895. ISBN  978-0-404-58262-3 . Descargable en Julian, filósofo y emperador .
  • Caza, David. "Julian". En The Cambridge Ancient History , volumen 13 (editores de Averil Cameron y Peter Garnsey). TAZA, Cambridge, 1998. ISBN  0-521-30200-5
  • Kettenhofen, Erich (2009). "Julian". Julián Enciclopedia Iranica . Enciclopedia Iranica, vol. XV, facs. 3 . págs. 242247.
  • Lenski, Noel Emmanuel El fracaso del imperio: Valente y el Estado romano en el siglo IV d. C. University of California Press: Londres, 2003
  • Lieu, Samuel NC y Dominic Montserrat : editores, From Constantine to Julian: A Source History Routledge: Nueva York, 1996. ISBN  0-203-42205-8
  • Neander, August, The Emperor Julian and His Generation, An Historical Picture, traducido por GV Cox, John W. Parker, Londres, 1859. ISBN  978-0217347655 . Descargable en El emperador Juliano y su generación .
  • Rendall, Gerald Henry, El emperador Julián: paganismo y cristianismo con apéndices genealógicos, cronológicos y bibliográficos , George Bell and Sons, Londres, 1879. ISBN  978-1152519299 . Descargable en El Emperador Julián .
  • Rohrbacher, David. Historiadores de la Antigüedad tardía . Routledge: Nueva York, 2002. ISBN  0-415-20459-3
  • Rosen, Klaus. Julian. Kaiser, Gott y Christenhasser . Klett-Cotta, Stuttgart, 2006.

enlaces externos

Opiniones de nuestros usuarios

Andrea Pacheco Collado

Es un buen artículo referente a Julián (emperador). Da la información necesaria, sin excesos.

Miguel Angel Izquierdo Arenas

No sé cómo llegué a este artículo sobre Julián (emperador), pero me gustó mucho.

Alfredo Villanueva Avila

Gran descubrimiento este artículo sobre Julián (emperador) y toda la página. Va directa a favoritos.

Tomas Prieto Paredes

Gracias. El artículo acerca de Julián (emperador) me sirvió.